La recta final del año en esa transición de octubre a noviembre trae consigo una mezcla carnavalesca, lúdica, mágica y religiosa de celebraciones continuas que, en un lapso de tres días, nos ponen en sintonía con el misterio que entrañan tres de los referentes universales más arquetípicos o característicos de la humanidad: la vida, la muerte y el más allá.

Publicado: 2020-11-10